Donar

Nuestra radio comunitaria esta en vísperas de cumplir 30 años, 30 años de historia en la comunicación comunitaria y popular. Desde nuestra fundación hasta hoy hemos atravesado por distintos momentos históricos y políticos, por los cuales supimos sobrevivir, resistir y crecer junto al barrio y nuestra ciudad. En la actualidad estamos atravesando, al igual que todo el pueblo argentino, una etapa de crisis económica que no nos permite realizar con plenitud nuestra vocación y responsabilidad que asumimos como trabajadores de la comunicación comunitaria.

Entre las escasas  fuentes de financiamiento que contamos las Radios comunitarias están:

. La publicidad estatal, que en todos los casos se distribuyen en forma discrecional favoreciendo a unos y discriminando a otros, a nivel Municipal y provincial es muy escasa, y a nivel nacional es nula.

. Los FOMECAS, son los fondos para el fomento para los medios sin fines de lucro, una conquista que se plasmó en la ley de Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual, estos fondos correspondientes al 2016 y 2017 no se están ejecutando.

 

Hoy la concentración mediática es cada vez más eminente debido a que los primeros decretos presidenciales dejaron sin efecto el espíritu antimonopólico de la ley 26.522.

Los medios públicos responden a los intereses del poder ejecutivo, los medios corporativos, dueños del 80 % de las licencias responden a los intereses de las grandes corporaciones que por lo general son los mismos intereses que los del gobierno nacional.

Las radios comunitarias No somos neutrales, somos y hemos sido medios que proponemos y defendemos políticas que hacen a una sociedad más justa equitativa e inclusiva.

Hasta hoy hemos atravesado por distintos momentos históricos y políticos, de los cuales supimos sobrevivir, resistir y crecer juntos al barrio.

Por esto, nosotros, los medios comunitarios,  creemos que la mejor manera de ser independientes de verdad, es depender de todos ustedes. Depender de nuestros oyentes y vecinos que son los que históricamente no nos dejaron caer en los momentos más difíciles.

Usted puede defender la comunicación comunitaria a través de su voz y su aporte, para que sigamos poniendo al aire las voces que otros no quieren que se escuche.